Quién dice que has muerto tú, décimas por Fernando Suárez Menéndez

fffeFidel es un remolino

De vientos huracanados

Que sopla por todos los lados

Del humanista camino,

Especie de torbellino

Que no cesa de girar

Generando bienestar

A los más empobrecidos,

Pues su pensar ha tenido

Una forma de espiral.

 

Como una especie de mago

Y de cura sin sotana,

Diciendo desde La Habana,

Viviendo eterno en Santiago.

Enorme en igual halago

Que el del Apóstol aquél

Que te acompañó al cuartel

En aquella madrugada.

Cerca los dos del Moncada,

Estarás junto con él.

 

Luz de mágica linterna,

Ícono de multitudes:

No caben en ataúdes

Quienes tienen vida eterna.

Más son como una cisterna

De vasta sabiduría,

Sol radiante cada día

Lleno de humano calor,

Con alma de redentor

Y pensamiento de guía.

 

Fidel bajó de la Sierra

Marcado por un hechizo,

Y lo primero que hizo

Fue distribuir la tierra;

Al latifundio hizo guerra.

Y fue su gesto divino

Al iniciar su camino.

Dando sincero la mano,

Como el mejor buen cubano,

Dignificó al campesino.

 

Seguirás el mismo curso

Sin que te puedas marchar,

Porque vamos a escuchar

Para siempre su discurso.

No nos faltarás, seguro

Porque nada se ha perdido.

Obra y palabra y sentido

En que no cabe la muerte.

Tu verbo será más fuerte,

Un batallar encendido.

 

Quién dice que has muerto tú,

Enérgico Comandante.

Continuarás adelante,

Guiando a la juventud.

Tu figura es multitud:

En el pueblo te repartes,

Vas en las ciencias, las artes,

En corazones y mentes,

En todos los continentes,

Y universal te repartes.

 

Decentes romanticismos

Propios de revolución,

Extirpas la corrupción,

Acabas con el racismo.

Demuestras que el socialismo

Llevado a cabalidad

Genera justa igualdad

En sus conquistas sociales

Eliminando los males

Que afectan la sociedad.

 

Tu imagen será imborrable,

Igual que tus ideales.

Y en los remotos sitiales

Brillarás con fe intocable.

Pero, si algún miserable

Pagado por el imperio

Modelara un improperio

Intentando el ofender,

Vamos siempre a defender

Tu más radical criterio.

 

Somos los que rememoran,

Y los que por ti se guían.

No importa qué vanos rían

Cuando millones te lloran.

Los estúpidos ignoran

La grandeza de tu talla.

Que el enemigo no vaya

A creer que te perdimos:

Junto contigo seguimos

En una eterna batalla.

 

No mueren los que se van

Cumpliendo con su deber;

Nacen al amanecer

Y al anochecer están;

Siguen repartiendo el pan

Bendito de la enseñanza.

No se detiene y avanza

Lo grande de su ideal,

Convertido en pedestal

De toda fe y esperanza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s