Una cura para Orvi

SONY DSC

orvi1
Por Víctor Hugo Purón Fonseca
Foto: Vitiko Batista
Orvi Morgan Thaureux confiesa que no se sentía motivado a preparar y enviar su expediente para ser premiado. “Mucha gente no valora ni estimula lo que significa y se hace con nuestro folclor”, alega.
Al respecto, recuerda que Guantánamo perdió el protagonismo y centralidad que ganó lo franco-haitiano en los años 80 del siglo pasado, cuando Cultura organizaba eventos que eran referencia nacional acerca de esas tradiciones.
“Creo que alguien debe despertar y recuperar lo perdido, hacer un evento nacional aquí, porque la Fiesta a la Guantanamera, en diciembre, desaprovecha ese potencial, muchas estructuras folclóricas salen sólo en carnaval, después no son atendidas, no se programan, y eso hace que la gente se desmotive”, alega.
Reconoce la insistencia para que presentara su aval con que lo impulsaron Zinorka Valdivieso, de la dirección de la casa de cultura Rubén López Sabariego, donde labora, y Ernesto Llewellyn de la Hera, director del Ballet Folclórico Babul.
Ahora, el instructor de danza de la casa de cultura se nota estimulado, al darse a conocer como ganador del Premio Nacional Olga Alonso 2015.
Orvi agradece la ayuda y apoyo de los aficionados, en especial de Los Cosiá y Renacer Cosiá, demás instructores, las direcciones de la casa de cultura, el municipio y el Centro provincial de Cultura Comunitaria, e incluso, de la comunidad de Paraguay, donde reside, y hasta de su escuela primaria Arcid Duverger, donde inició su labor hace más de 30 años.
Pautas de un camino
Orvi recibirá el Premio Olga Alonso, entregado por el Centro Nacional de Casas de Cultura, por la trayectoria de la vida este 19 de febrero, en el teatro del Memorial José Martí, en la capital del país, como parte de las actividades de la Jornada por el Día del Instructor de Arte.
Su vida profesional está ligada a los grupos portadores y reproductores de las tradiciones franco-haitianas en Guantánamo, en particular a Los Cosiá y su continuidad en los niños de Renacer Cosiá.
En ese sentido, el técnico con 31 de sus 52 años en la actividad, cuenta que llegó más tarde a la música y los bailes de emigrados y descendientes de esa vecina nación caribeña radicados en Guantánamo.
“Entré como asesor técnico y coreográfico de Las Mercedes, un transitorio grupo de aficionados, derivado de una temporal ruptura de Los Cosiá en los años 80 del pasado siglo”, recuerda.
“La casa de cultura y ese colectivo confiaron en mi para el trabajo”, explica. “Con ellos empecé a aprender la diversidad de expresiones músico-danzarias haitianas: vodú, gagá, masún, congó, merengue, ibó, eliancé, leté, polcá, nagó y martinic, clasificados según su empleo ritual, en la vida cotidiana y el trabajo, y los implementos usados.”
Amplió su aprendizaje en los 90, asesorando a la Tumba Francesa La Pompadour-Santa Catalina de Ricci. “Aprendí sus formas del masún, yubá y frenté, las diferencias con otros grupos de ascendencia haitiana”, reseña.
Cultura Comunitaria y su dirección técnico metodológica de cultura popular tradicional le confían entonces apoyar la reconstrucción de Los Cosiá, sus tambores mamatambú, uompí y leguedé, sus cantos en creole, sus bailes….
Retorno de Los Cosiá
“Regresamos a festivales dentro y fuera de la provincia, programación en bateyes y localidades, presentaciones en televisión, desarrollamos sus coreografías, las de los niños de Renacer Cosiá, y completé mi formación para apoyar trabajos de curso de estudiantes universitarios de pedagogía artística, del Instituto Superior de Arte”, explica el asesor técnico artístico de la agrupación, nombrada desde su constitución en 1980 con el nombre de una planta medicinal autóctona haitiana.
Una reciente transmisión por Telesur de una de las entregas del programa MP3 Gira Latina, permitió apreciar de viva voz el dominio de Orvis, junto a la a la anciana directora de Los Cosiá, Aurora Pie Yan, de estas temáticas que culminan la relevante trayectoria profesional de quien ha sido varias veces mejor trabajador anual en su centro. Obtuvo nivel medio en su especialidad, superior como instructor de arte y colaboró dos años en la Misión Cultura Barrio Adentro, en Caracas, Venezuela.
El tribunal del Premio Olga Alonso apreció la relevante labor al servicio de la salvaguardia de las expresiones de la cultura popular tradicional, gracias a su sostenido trabajo con los grupos portadores y reproductores de las tradiciones franco-haitianas, su trabajo con las líneas de investigación al respecto, con lo que se ha hecho referente metodológico a nivel nacional, y consultante obligado acerca del rescate y promoción del patrimonio inmaterial para especialistas, instructores y grupos danzarios aficionados y profesionales.
La decisión de adjudicarle el estímulo fue tomada por el jurado integrado por el artista de la plástica y coordinador del proyecto Yeti, Agustín Villafañe; el actor Manuel Porto, director del conjunto Korimakao, y Pedro Román, subdirector del Centro provincial de Casas de Cultura de La Habana, entre 30 propuestas de 14 provincias cubanas, en todas las manifestaciones artísticas, según dieron a conocer diversos medios nacionales de información.
“El premio aumenta mi compromiso personal con la sociedad, con la cultura franco-haitina, de seguir trabajando en ello y mantenerlo y fortalecerlo. Nosotros somos una potencia en el folclor; eso hay que aprovecharlo para bien de la provincia, aunque muchos aquí no se dan cuenta de lo que tenemos, o lo aprecian cuando lo ven y lo valoran los foráneos”,considera Orvi.
Por lo pronto, Orvi está en los ensayos con Los Cosiá -30 integrantes- y Renacer Cosiá, cada noche de martes y jueves, desde las ocho, en la Ludoteca infantil Ismaelillo, en el Bulevar de esta ciudad.
Él también favoreció y atiende dos focos culturales tradicionales en la barriada de San Justo. De allí son los 33 pequeños de tercero a noveno grados, de las escuelas Manuel Ascunce Doménech, 23 de Agosto y Elmo Catalán, que lo siguen en relevos desde 2001, en Renacer Cosiá, que acumula una decena de premios en desfiles de carnaval infantil, con la promotora Neivy Amaro.
Estas circunstancias son como una cura para 0rvi. Lo mismo que el símbolo de la haitiana hoja medicinal de cosiá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s