Madre, fuente de luz

trascendencia del día de las madres

Desde este lado de la Isla

madre felizPor Víctor Hugo Purón Fonseca

Esa flor puesta temprano el domingo sobre el lado del corazón es poema. Si roja, la alegría de su presencia atenta, fija, infaltable; si blanca, se ha escondido para siempre de los vivos, ahí, donde de tan imprescindible su falta sin fondo la hace más presente.

De cualquier color, madre es siempre ella misma una flor, como ha dicho la vieja canción; la flor a la que ninguno se resiste a reconocer como la más hermosa de su jardín.

Esa mujer-madre va diligente por nuestros campos y ciudades, llanos y montañas, compartiendo y muchas veces superando a sus compañeros, porque, amén de sus responsabilidades sociales como trabajadora, es el “taller natural donde se forja la vida” y sigue mayoritariamente rigiendo, a veces como madre sola, la formación responsable en el seno familiar.

Curioso y significativo resulta que al apreciar este hecho sabemos que el cariño…

Ver la entrada original 390 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s