Cartas para reconocer a un desconocido

La edición, corrección, diseño y composición del libro de la Editorial Oriente, Santiago de Cuba, 2012, es de la poetisa Teresa Melo.

La edición, corrección, diseño y composición del libro de la Editorial Oriente, Santiago de Cuba, 2012, es de la poetisa Teresa Melo.

Sumario: Cartas de aquí y de allá (1905-1921), de Regino E. Boti, se presentó en la reciente XXII Feria del Libro en el año del centenario del poemario Arabescos Mentales, poemario renovador de este intelectual guantanamero.

Por Víctor Hugo Purón Fonseca

Foto: Leonel Escalona Furones

Es justa la apreciación de “insólito para la época” que se ha dado actualmente al tratamiento del erotismo en los versos del poemario Arabescos Mentales (1913), aunque el lenguaje común y la franqueza de hoy en este asunto suelen ser mucho más sencillos y directos.

Entre las miles de cartas enviadas y recibidas por Regino E. Boti (1878-1958), uno de sus lectores e interlocutores prefirió usar incluso el calificativo de “excesivo” para calificar su erotismo. En sus respuestas el autor reconoce esto y la “rareza” de sus versos, a la vez que no escatima suficiencia para valorar su creación, y desprecio hacia quienes la subestiman.

Pero, respondiendo el 31 de julio de 1917 a una felicitación por haber sido aceptado como Correspondiente de la Academia de la Historia de Cuba, encuentra uno algo de lo más íntimo y conmovedor que pueda leerse, incluso en este mundo globalizado:

(…) si en el orden intelectual he trabajado y trabajo, lo he hecho y lo hago sin miras personales. El reconocimiento de mi esfuerzo me place, mucho más porque es un reconocimiento espontáneo. Y si con ello recibo algún honor, lo quiero, más que para mí para nuestro Guantánamo.

A la manera en que hoy se vuelca y revela el quehacer intelectual en abundancia de correos electrónicos, entradas a las bitácoras o blogs, publicaciones digitales y demás recursos de las redes sociales, hay en los ires y venires del correo de antaño el intercambio de pensamiento en las cartas de personalidades de otros tiempos. Así está en las epístolas conservadas en la casa natal de Boti, ordenadas luego por su hija Florentina Regis, y publicadas ahora como resultado del trabajo del Centro de Arte y Literatura (CAL) Regino E. Boti, de Guantánamo.

Tal conciencia de contribución de la obra personal al bien colectivo, tanto por lo que otros dicen de ella como por la opinión propia, a uno le llega de la lectura de Cartas de aquí y de allá (1905-1921), que la Editorial Oriente, de Santiago de Cuba, presentó, primero el 23 de febrero de 2013, en la sala Alejo Carpentier de la fortaleza San Carlos de La Cabaña, como parte de la XXII Feria del Libro de La Habana, del 14 al 24 de febrero, y luego en los capítulos de las diferentes provincias cubanas.

También se acerca el lector a confirmar en este texto el juicio de que sin la correspondencia botiana “no es perceptible la magnitud de su obra”, rotunda aseveración de Juan Carlos Zamora Delgado, prologuista de este primer tomo (310 páginas) de los tres que promete la selección, anuncia la editora Teresa Melo.

Según ella, innegable es el peso específico del intercambio epistolar para “el estudio de una época”; sin embargo, con la luz propia que suele tener todo buen libro, este aumenta los lumens para reconocer mejor a un desconocido, como lo es todavía Boti, como lo subraya introductoramente Regino Gaudencio Rodríguez Boti, uno de los compiladores. Este menor conocimiento y estudio ocurre pese a las reediciones de algunas de sus obras en los últimos años, incluidos otros epistolarios, puestos “en función de sus destinatarios más notorios”, en lugar de bajo el criterio de “los períodos cronológicos de intensidad creacional y editorial de su poesía y ensayística”, como éste ahora publicado, según estima Zamora Delgado.

Las cartas de y para Boti dan fe también del impacto hace cien años de Arabescos Mentales, de su labor colosal de promoción del legado literario del nicaragüense Rubén Darío, José Martí, la nueva poesía, la crítica, la historia y muchos otros aspectos de la cultura cubana, latinoamericana y universal.

Sin vanidad aldeana sea dicho, las cartas escritas a Boti o por él contenidas en este volumen, son piedras que fortalecen la base monumental de la cultura local guantanamera, puntales para distinguir la contribución de la patria chica en el entramado cultural más amplio, en tanto desde aquí y hacia aquí, a través de Boti, ellas irradian en Guantánamo algunas de las más importantes inquietudes intelectuales del momento y las circunstancias en la conformación de valores auténticos.

Oportuno acompañamiento de estas cartas es que Ediciones Unión, de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) entregó la propuesta especial para esta XXII Feria del Libro 2013 en Cuba de la reedición del poemario Arabescos mentales, en homenaje al centenario de la aparición de esa colección de versos que cambió el panorama de la lírica cubana en su época.

Los nuevos lectores, que son destinatarios de estos centenarios “arabescos”, tal vez también sean movidos por ellos y estas Cartas de aquí y de allá, a escribir los suyos para esparcirlos al mundo, tal vez en cartas de nuevo y ya sí en blogs y demás recursos de esta red de redes por donde se mueve la cultura en el mundo de hoy.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s